BLOG NEW

WHAT'S NEW IN MEDICALPRO

Muelas del juicio: qué son y cómo tratarlas

Fecha : 22/11/2017
¿Qué son las muelas del juicio?, ¿a qué edad suelen aparecer?, ¿es necesario extraerlas? Respondemos a estas y otras preguntas frecuentes en este interesante y completo artículo para que despejes todas tus dudas al respecto.

Es probable que la mayoría haya escuchado hablar sobre las muelas del juicio, pero ¿que son exactamente? ¿le salen a todas las personas? ¿es necesario someterse a una intervención para extraerlas? ¿duele mucho el procedimiento?. En este artículo te contamos en detalle sobre las famosas muelas del juicio para que no te quede ninguna duda al respecto.

¿Por que se llaman “muelas del juicio”?

Su nombre se relaciona con la edad en la que suelen aparecer estas muelas (a partir de los 16 años), donde las personas tienen un juicio más desarrollado y completo en comparación a la aparición del resto de la dentición definitiva que se produce entre los 6 y 12 años.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como cordales o terceros molares, son el tercer molar que generalmente aparecen entre los 16 y 20 años. Aunque hay personas a quienes les aparecen antes, después e incluso nunca.

La no aparición de las muelas del juicio no representa ningún tipo de problema o malformación según la mayoría de los expertos, por lo que no debería ser una preocupación.

Son cuatro muelas cordales (aunque en algunos casos pueden erupcionar sólo algunas de ellas) y se ubican en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca.

Su anatomía suele variar mucho, y puede tener entre una y cuatro raíces, y entre uno y seis conductos, algunos de ellos en forma de C. Cuando no tienen espacio suficiente para desarrollarse quedan retenidas dentro del hueso y se pueden inclinar en sentido mesial y/o vestibular lo que es importante de analizar a la hora de someterse a una evaluación ya que puede estar haciendo daño a otros dientes.

¿Por que es necesario extraerlas?

Es muy común y frecuente que las muelas del juicio afecten a otros dientes al desarrollarse, ya que salen torcidos y comienzan a ejercer presión sobre molares vecinos, lo que puede causar mucho dolor, producir caries, inflamación y/o infección en los tejidos circundantes

Muchas veces pensamos que nos duelen las muelas del juicio, pero la realidad es que en la mayoría de los casos el dolor que sentimos es sobre los molares vecinos donde las muelas del juicio están ejerciendo presión y posiblemente haciendo daño.

Su extracción se hace necesaria cuando las muelas no han erupcionado de forma correcta y están dando problemas en nuestra boca con posibilidades de afectar a otras piezas dentales cercanas. Además de modificar la posición de otros dientes, una muela del juicio que está mal posicionada puede llegar a causar caries y necrosis de la pulpa en las piezas más cercanas, por lo que es mejor extraerla para no perjudicar al resto de nuestra dentadura.  

Otra razón por la cual se hace necesaria la extracción, es la aparición de infecciones. La zona donde se encuentran las muelas del juicio, al fondo de la boca, es más difícil de limpiar que el resto de la boca, lo que favorece la aparición y propagación de bacterias e infecciones y junto con esto posibles problemas de inflamación, caries y dolor.

¿Qué debo hacer si siento dolor?

Lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista de cabecera para que haga un análisis y diagnóstico del caso. Lo más probable es que tome una radiografía panorámica de nuestra boca para ver la ubicación, tamaño y posición en la que se encuentran las muelas del juicio, y su relación con estructuras cercanas como muelas contiguas y nervio alveolar inferior. También evaluará si existe algún tipo de infección alrededor de ellas o la formación de un quiste alrededor de la corona de la muela no erupcionada.

Tras la exploración bucal, el dentista especialista nos dirá si es necesario o no extraer las muelas del juicio, y si es necesario tomar algún tipo de medicación antiinflamatoria y/o antibiótica antes y después de la intervención.

¿Cómo es el procedimiento de extracción de las muelas del juicio?

La intervención de las muelas del juicio se llevará a cabo utilizando una anestesia local que adormece la zona de la boca para que el paciente no sienta dolor alguno durante el procedimiento. Si la extracción es más difícil de lo normal (porque la pieza está en una posición complicada por ejemplo) puede que sea necesaria una sedación completa para adormecer a la persona.

Cuando la zona esté completamente anestesiada se procederá a hacer una incisión en la encía y a extraer la muela para luego realizar una sutura de la herida.

La duración y el costo de esta intervención depende de varios factores, como la posición de las muelas, la cantidad de muelas a extraer, el tipo de anestesia que se utilice, si hay o no infecciones y complicaciones en la zona, entre otros.

¿Cuáles son los cuidados y efectos post operatorios?

Es normal que tras la extracción de las muelas del juicio se sientan molestias en la zona tales como entumecimiento pasajero de la boca o náuseas por la anestesia. Es probable que el especialista a cargo de la intervención recete medicamentos para aliviar el dolor y prevenir cualquier tipo de infección posterior a la cirugía.

Es importante tener especial cuidado durante las 24 horas posteriores a la intervención y no escupir, no enjuagarse la boca con demasiada fuerza, y cepillarse los dientes vecinos suavemente, ya que ejercer mucha presión o movimientos fuertes puede hacer sangrar la herida.

Durante los días de recuperación se aconseja llevar una dieta blanda y ser muy cuidadosos con la limpieza de la zona donde se han extraído las muelas. También se aconseja no realizar ejercicio físico intenso, fumar o beber líquidos muy calientes sobre todo mientras no se pase por completo la anestesia.

Es habitual que aparezcan hematomas en la mejilla, justo sobre la zona donde se ha realizado la intervención. No hay que preocuparse al respecto ya que debería desaparecer en algunos días junto con las molestias.

Es muy importante seguir las instrucciones de cuidado que nos dará nuestro dentista luego de someternos a la extracción de las muelas, ya que la correcta sanación de la herida es crucial para evitar posibles inconvenientes que afecten la zona operada.

 

Clínicas Odontológicas Norden

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

nordendentalcare

Author

view all posts