BLOG NEW

WHAT'S NEW IN MEDICALPRO

Agenda tu hora

Estrés y salud dental

Fecha : 29/01/2019

¿Sabías que el estrés puede tener consecuencias en tu salud bucodental? Conoce aquí cómo puede afectar el estrés a tus dientes y que puedes hacer para solucionarlo.

El estrés se define como un estado de cansancio o fatiga mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, el cual suele provocar diversos trastornos o alteraciones físicas y mentales.

Por lo general el estrés se relaciona con el exceso de trabajo, pero puede haber muchos otros factores o situaciones que provoquen estrés, tales como la pérdida de un ser querido, una situación económica desfavorecida, presión ante periodo de exámenes, la organización de una boda o una mudanza, solo por nombrar algunas situaciones.

Si bien sabemos que el estrés es perjudicial para nuestra salud física y mental, raramente relacionamos el estrés con problemas de salud bucal. Y te sorprenderá ver cuales son las consecuencias que podría tener este estado en tu boca.

Por lo general el estrés trae consigo ciertos cambios de hábitos como mala alimentación, descuido en la higiene bucal y consumo excesivo de alcohol y tabaco. Lo que se relaciona con síntomas del estrés tales como hipertensión, taquicardia, aumento en el colesterol y sequedad bucal, solo por nombrar algunos.

Problemas bucodentales provocados por estrés

1. Aparición de aftas (úlceras aftosas)

Las aftas son pequeñas lesiones superficiales que aparecen en los tejidos blancos de la boca o en la base de las encías. Sus causas son variadas, pero es importante destacar que entre ellas se encuentran la falta de ciertas vitaminas y minerales, la disminución de las defensas (que nos hace más propensos a virus y bacterias) y el estrés psicológico o emocional.

Las aftas pueden ser dolorosas y causar problemas para comer y hablar. Es por eso que recomendamos acudir a un Odontólogo en caso de que la aparición de aftas se vuelva recurrente, tengan un tamaño muy grande o no desaparezcan después de un par de semanas.

Conoce más sobre las aftas bucales haciendo click aquí

2. Sequedad bucal

Algunos medicamentos para tratar el estrés pueden ocasionar una disminución de la producción de saliva (flujo salival) en la boca. La baja producción salival puede conllevar a la aparición de caries e inflamación de las encías.

3. Caries

La aparición de caries está relacionada con los malos hábitos alimenticios que suelen estar ligados a periodos de estrés.

Cuando estamos estresados, tendemos a descuidar nuestra alimentación, y por lo tanto a consumir productos poco saludables (comida rápida, procesada y/o alta en azúcares), los cuales se acumulan en las cavidades bucales favoreciendo la aparición de caries.  

4. Herpes labial

Un herpes labial, también conocido como herpes febril, es una infección viral y contagiosa. Son pequeñas ampollas que aparecen sobre o alrededor de los labios.

Si la persona afectada por el estrés ha tenido en algún momento un herpes labial, el virus puede volver a manifestarse bajo condiciones predisponentes tales como el estrés.

Es importante tratar cuanto antes la aparición de un herpes labial con la aplicación de antivirales tópicos para evitar el contagio a personas cercanas.

5. Bruxismo

El bruxismo es el hábito inconsciente e involuntario de apretar y rechinar los dientes durante el día o por la noche mientras se duerme. Puede causar dolor al masticar, desgaste de los dientes, disfunción en la articulación temporomandibular y/o dolor de cabeza.

Este hábito es uno de los primeros síntomas que se relacionan con la ansiedad y el estrés. Es importante tratar el bruxismo bajo la supervisión de un especialista quien probablemente tras un diagnóstico del caso, sugiera la utilización de placas o férulas oclusales.

Conoce más acerca del bruxismo (TTM y dolor orofacial) haciendo click aquí

6. Gingivitis

El estrés, tal y como se mencionó anteriormente, gatilla el consumo de productos poco saludables y altos en azúcares. Si la mala alimentación se transforma en un hábito es posible que conlleve a la inflamación de las encías en primera instancia, posteriormente derivando en una gingivitis.

Cuando la gingivitis no se trata, puede avanzar y derivar en una periodontitis.

7. Enfermedad periodontal

Varios estudios sugieren y relacionan el estrés con la enfermedad periodontal.

Ante altos niveles de estrés, ansiedad, preocupación y depresión se produce un incremento en los niveles de cortisona (hormona cortisol), la cual contribuye en disminuir la inmunidad del cuerpo haciéndolo más susceptible o aumentando el riesgo a contraer enfermedades tales como la enfermedad periodontal.

Conoce más acerca de la gingivitis y periodontitis haciendo click aquí.

¡Acude a un especialista!

Si presentas alguna de estas molestias o problemas bucodentales durante un periodo de estrés te recomendamos agendar cuanto antes una visita al dentista. Solo un especialista podrá hacer un buen diagnóstico del caso y evaluar las diferentes alternativas para tratar y solucionar el problema que se presente.

Si quieres algunas recomendaciones y consejos para manejar el estrés te recomendamos leer este artículo.


AGENDA TU HORA PARA EVALUACIÓN EN CUALQUIERA DE NUESTRAS SUCURSALES LLAMANDO AL 2 2260 8900

nordendentalcare

Author

view all posts

Llámanos al 2 22608900

¿TIENES ALGUNA DUDA?

15987

o contáctanos por whatsapp al +569 90120654