Kinesiología maxilofacial

La kinesiología maxilofacial es una especialidad orientada a prevenir, recuperar y rehabilitar los procesos clínicos en torno a los órganos y tejidos que nos permiten comer, hablar y realizar todas las expresiones faciales (sistema estomatognático). Por ello, juega un rol clave en el bienestar de los pacientes sometidos a tratamientos odontológicos en sus distintas etapas.

Para conseguir óptimos resultados, el kinesiólogo maxilofacial realiza, en conjunto con un equipo multidisciplinario, un completo diagnóstico que apunta a identificar las disfunciones estructurales y funcionales, para luego elaborar un plan kinésico que responda a las necesidades específicas, permitiendo aliviar los síntomas y restablecer el equilibrio del sistema.

La kinesiología maxilofacial está indicada para todo tipo de personas, desde niños con tratamientos de ortodoncia que presentan problemas de respiración, interposición lingual al deglutir o cualquier parafunción, pacientes con bruxismo, cefaleas, cervicalgias, ruidos articulares, limitaciones en la apertura bucal y neuralgias hasta quienes se someten a cirugías más invasivas como los son las cirugías ortognáticas. Para cada caso, el ámbito de acción y los resultados esperados son diferentes.

  1. Trastornos temporomandibulares: dado que abarcan una serie de condiciones clínicas que implican dolor, problemas en las articulaciones temporomandibulares y a nivel cervical, el kinesiólogo se orienta a disminuir la presión articular y la inflamación, descontracturar la musculatura masticatoria y suboccipital, estabilizar las articulaciones y fortalecer la musculatura de columna y cuello, entre otros.
  2. Cirugías maxilofaciales: el kinesiólogo actúa tanto antes como después de la cirugía, es decir, prepara al paciente para la intervención y luego procura su rápida recuperación y la preservación de los resultados a largo plazo. De modo previo, su objetivo central es evaluar la funcionalidad, los rangos articulares y combatir puntos de dolor que puedan existir. Posteriormente, su trabajo se enfoca en reducir la  inflamación y el dolor, recuperar la movilidad articular y facial, además de velar por el estado de la piel.
  3. Respiración bucal, alteraciones de la posición lingual, malos hábitos orales y/o respiratorios: estos suelen presentarse en niños, por tanto el papel del kinesiólogo está vinculado a la reeducación lingual, labial, respiratoria y corrección postural.

En definitiva, la kinesiología es un complemento efectivo y eficaz a la atención odontológica, siendo un eje clave en la restauración de la funcionalidad del paciente y, por ende, en su calidad de vida.


AGENDA TU HORA PARA EVALUACIÓN EN CUALQUIERA DE NUESTRAS SUCURSALES LLAMANDO AL 
2 2260 8900

Llámanos al 2 22608900

¿TIENES ALGUNA DUDA?

15987

o contáctanos por whatsapp al +569 90120654